Enjuaga tu boca por 1 minuto con esta mezcla y bota el sarro y la placa almacenada en tus dientes.

Salud 486 Visitas

Loading...

La salud bucal nunca se puede dejar imprudente, se deben evitar los agentes que ponen en peligro nuestros dientes y boca en general.

De esta manera evitamos consecuencias como dolor, inflamación de las encías, mal aliento, sensibilidad en los dientes, etc.

Hay enfermedades que surgen de la mala salud bucal, que incluyen periodontitis, caries, yagas en la boca, mal aliento, aparición de sarro y caries, que pueden ser un trauma para cualquier persona.

Existen muchas soluciones que pueden ayudarlo a combatir los problemas orales, ya que actúan como agentes antiinflamatorios, blanquean y eliminan el dolor causado por estas condiciones.

Enjuague bucal casero para los dientes.
Luego copie los ingredientes necesarios para esta receta, es fácil de hacer y sus ingredientes son fáciles de obtener en cualquier tienda de alimentos naturales, farmacias e incluso en el supermercado.


Ingredientes:

  • El bicarbonato de sodio.
  • Cepillo de dientes.
  • El peróxido de hidrógeno (agua oxigenada).
  • Sal.
  • Agua.
  • Copa.
  • Palillo de dientes.
  • Enjuague bucal antiséptico.

Procedimiento:

Lo primero que haremos es mezclar una cucharada de bicarbonato de sodio con ½ cucharadita de sal y colocarla en la copa.

Luego mojar el cepillo de dientes con agua tibia, sumergirlo en la mezcla que hay en la taza, frotar con la técnica del cepillado los dientes y escupir.

Repetir el procedimiento por cinco minutos constante. Por otra parte, mezclaremos una taza llena con peróxido de hidrógeno en ½ taza de agua tibia y enjuagar la boca durante un minuto, luego escupir y volver a enjuagar con ½ taza de agua fría.

Después remover el sarro de los dientes de color amarillo con un palillo de dientes. Por último, enjuagar la boca con el enjuague bucal antiséptico.

Recomendaciones:

  • Cuidado de no arañar las encías con los palillos para evitar irritación.
  • Repetir el tratamiento 3 veces a la semana.
  • Cepillar los dientes con un cepillo suave con movimientos verticales.
  • Comer Comida picante para estimular las glándulas salivales.
  • Ir al dentista dos veces al año.

Compartir